Materias Primas

Materias primas

Desde muy atrás en sus orígenes, las materias primas – como la cebada y el lúpulo – hasta sus productos en manos de un feliz consumidor, la cerveza para por 4 etapas cruciales: malteo, producción de mosto, fermentación, filtración Deben haber miles de recetas de cervezas, pero solo 4 ingredientes son esenciales. Necesitamos malta de cebada, levadura, lúpulo y agua – juntos forman la columna vertebral de cada pinta de este delicioso néctar que conocemos como cerveza.

Malta de cebada

El alma de la cerveza La cebada germinada o malta de cebada, es a la cerveza como las uvas al vino. Es utilizada como fuente de almidones que las enzimas las degradan a azúcares que serán fermentadas por las levaduras. Varios cerveceros utilizan otros cereales para proporcionar determinadas características, como ser suavidad, paladar, acidez, cremosidad, etc

Levadura

La vida de la cerveza La levadura cervecera es un organismo vivo y una de las maravillas de la naturaleza. Tiene la habilidad de transformar los azúcares en alcohol y CO2, que dan vida a la cerveza. Existen diversas familias, especies y tipos de levaduras; cada cerveza tiene a su levadura como identidad y propiedad.

Lúpulo

El condimento de la cerveza, son flores en forma de cono que dan a la cerveza amargor, aroma y estabilidad de espuma. Tanto el amargor como el aroma contrastan con el dulzor de la malta. Muchas especias se han probado a través del tiempo, pero el lúpulo los ha sobrevivido a todos.

Agua

La integridad de la cerveza Podemos llamar al agua el héroe silencioso de los ingredientes de la cerveza. No es tan reconocida como la malta o el lúpulo, pero es un ingrediente escencial en la elaboración de la misma. Como prueba de ello, el tipo de agua a dado origen a algunas variedades de cerveza.

La cerveza